Get Adobe Flash player

Gabriela Ochoa Toro

gabriela-ochoaNuestra hermana GABRIELA OCHOA TORO, (Gabriela del Divino Prisionero), descansó en la paz del Señor el 30 de mayo, en el Hospital Pablo Tobón Uribe de la ciudad de Medellín, a los 82 años de edad y 64 de vida consagrada; estaba incardinada desde hacía 4 meses a la comunidad de “Monte Carmelo” – La Estrella, (Antioquia) Colombia.

Gabriela nació en El Carmen de Atrato (Chocó) el 08 de marzo de 1932 en el hogar de los esposos Pedro Luis Ochoa y Justina Toro; ingresó en la Congregación el 07 de enero de 1948, profesando el 09 de julio de 1949.

Los primeros 4 años de actividad apostólica se desempeñó como profesora de primaria en las comunidades de Copacabana y Yolombó; a partir del año 1954 realizó su misión de enfermera en las clínicas Santa Ana y Soma de Medellín; El Caribe, de Barranquilla; Hospital Santa María de Santa Bárbara; en el Seminario de Monticello en el Poblado y Colegio Benedictino de Envigado.

A partir de 1973 desplegó su actividad apostólica con entrega, abnegación y gran celo misionero en el campo de la pastoral parroquial y rural en las comunidades de Vigía del Fuerte, Arauquita, Simití, Bucaramanga, Cartagena, Unguía, Dabeiba, Santa Apolonia y Santa Isabel (Venezuela), en éstas dos últimos por espacio de 12 años.

En el trabajo con los indígenas en Arauquita fue persistente en la lucha por defender sus derechos, recuperar sus tierras, y promoverlos en el campo espiritual, la educación, la salud y el deporte.

Como fundadora de la Vicaría de Santa Isabel, en el Estado Trujillo de Venezuela, demostró la gran herencia eclesial recibida de su Fundador, el Beato Francisco Palau, transformando, con su entrega y dedicación, y la ayuda de las hermanas, esta comunidad eclesial incipiente, en una Parroquia viva y floreciente que se pudo entregar a la Diócesis con un buen número de grupos apostólicos que ella impulsó y varias vocaciones, tanto femeninas como masculinas que su celo pastoral ayudó a cultivar.

Mujer de carácter fuerte, que con gran dominio personal logró controlar, demostró una  gran entereza, firmeza y decisión; misionera incansable, generosa, organizada, desprendida, sencilla, responsable, sacrificada, amante de los pobres, de gran profundidad espiritual, entregada sin reserva a la acción pastoral, acompañaba con mucho esmero los grupos apostólicos que se le confiaban: cursillistas, infancia misionera, enfermos, etc, buscando siempre la superación integral de las personas, invitándoles con su testimonio y palabra a vivir las exigencias de una auténtica vida cristiana; contemplativa y amante de la Palabra, practicó y enseñó en los grupos la Lectio Divina en forma asidua. Como buena pastoralista fue siempre respetuosa de los procesos pastorales; se granjeaba fácilmente el cariño de la gente y dejaba, en cada comunidad,  laicos comprometidos que continuaran la labor pastoral.

A pesar de la poca salud, y con crisis muy fuertes en muchos momentos, siempre estaba disponible para ir donde se le necesitara sin importar el lugar y las dificultades del mismo, prefiriendo los lugares de misión; se le vio recorrer valles y montañas en toda clase de transporte: a pie, burro, caballos de paso y potros vaqueros, motos, canoas y carros.  

Vivió pobre y desprendida, con mucho amor y sentido de pertenencia a la Iglesia, la Congregación, la Provincia y su comunidad local.

Fiel hija de Francisco Palau, sus armas apostólicas fueron: el amor a la Iglesia, a la Eucaristía, y a María, amores que vivió y transmitió.

Trabajó en Dabeiba hasta sólo 4 meses antes de su muerte producida por un desgaste general, especialmente del sistema óseo, con muchas complicaciones finales que le llevaron a ser intervenida de urgencia, en los últimos días por dos veces, y a permanecer durante 26 días en cuidados intensivos.

Gracias Gabriela por tu vida entregada al servicio de la Iglesia, por tu testimonio de mujer orante y misionera; confiamos en tu intercesión ante el Señor para que sepamos ser las Carmelitas Misioneras que la Iglesia necesita en este tiempo. Preséntale a María, hoy en el día de las Misiones Carmelitanas, a ésta, tu Provincia, que quiere tener tu intrepidez misionera, y la que caracterizó a nuestro Fundador y a las primeras Carmelitas que vinieron a Colombia.  

Acceder



 Acompañamos a las familias de Josefa Urrego por la muerte de su hermana, Valentina Gómez por la muerte de su sobrino, Ana Alzate por la muerte de su sobrina.

Bernarda Escobar por la muerte de su sobrina.

A Eva Lucía Ruiz por la muerte de su Padre y a Sandra Katherine por la muerte de su querida Madre. Un abrazo fraterno para todos.


 Con mucha gratitud al Señor, despedimos para el Cielo,este 18 de marzo, a nuestra querida Lucila Calle. Su bondad y sencillez dejaron una huella imborrable entre nosotros.

Lucilita

 


Mil años en tu presencia, son un ayer que pasó... Nuestra hermana Leonor Montoya, con más de 100 años, se va a celebrar este día su Pascua, al seno de la Trinidad que tanto amó...

 

Leonor-M

 


Después de muchos meses de sufrimiento, hoy 2 de febrero, en el día de la Vida Consagrada, nuestra hermana Mariela Mejía, ha dicho como Simeón: Ahora Señor, puedes dejar a tu siervo irse en paz... Y así, ha ido a gozar de la Pascua Eterna. ¡Gracias Mariela porque sembraste en nosotros una huella imborrable de auténtica Misionera!.

 

 

Mariela


2016

 

Nuestra hermana Raquel Cardona, ha partido al cielo, al cierre de este 2016. !Gracias Raquelita por todo lo que nos enseñaste y compartiste con nosotros!


A celebrar la Navidad en el Cielo, se nos ha ido nuestra querida hermana Josefa Betancur. ¡Gracias por tu vida de auténtica Carmelita Misionera! 


Nuestra querida hermana Lucía Echeverri ha celebrado su Pascua. ¡Gracias por tanta vida compartida! 


Seguimos unidas a la familia de Cecilia Arteaga, a quien de nuevo ha visitado el Señor, esta vez llevándose a la Pascua a su sobrina Beatriz


 

CASTELLÀ

Blog del CMS Internacional


 

DSC 53861WM

 

Mapa para llegar a la Casa provincial

mapa-fundacion


 Aula de formación

La Congregación nos regala un espacio propicio para nuestro crecimiento humano y espiritual a través del Aula de formación. Aprovechemos esta fuente inagotable que nuestro carisma nos ofrece.logo-aula

enciclica

retiros

boletin

EVANGELII

pascua